Entre la gran variedad de juguetes eróticos y sus cientos de variaciones, las bolas chinas son uno de los artilugios que ha logrado conseguir mayor fama entre las mujeres jóvenes. Y es que gracias a su reciente aparición en la cultura popular, específicamente en el bestseller “50 sombras de Grey”, pareciera que ahora todo el mundo conociera de su existencia y estuviera listo para utilizarlas. No obstante, las bolas chinas no tienen poco tiempo de existencia, sino que son utilizadas desde hace muchísimos siglos atrás. Por otro lado, el uso que se les atribuye en dicho libro no es exactamente el verdadero, por lo que es probable que muchas de las chicas y chicos que se han animado a utilizarlas no lo estén haciendo de la forma o con los fines correctos.

Es por esto que saber de ellas sólo por referencia no es precisamente la mejor manera de introducirlas en tu vida diaria, sino que sería mucho mejor conocer bien qué son, para qué sirven y por qué deberías utilizarlas.

Historia de las bolas chinas

Si bien se les conoce popularmente por el nombre de bolas chinas, la verdad es que estas no son provenientes de dicho país sino de Japón. Se dice que fueron creadas por órdenes de un poderoso emperador japonés. Éstas eran otorgadas a sus concubinas y debían introducirlas dentro de su vagina para lograr una lubricación adecuada antes de mantener relaciones sexuales con él. Se realizaba este procedimiento con el fin de que las amantes estuvieran lubricadas al momento en el que el emperador solicitara sus servicios y así éste pudiera satisfacer sus deseos sexuales sin la necesidad de realizar pasos previos.

Otras leyendas cuentan que éstas eran utilizadas por las geishas con el mismo fin de lubricación y también para fortalecer el suelo pélvico, lo cual puede tener efectos placenteros para el amante si la mujer es capaz de contraer la vagina durante el sexo. Las bolas chinas también son conocidas como bolas Ben-Wa o bolas de geisha.

Bolas Chinas - Qué son y cómo funcionan

Actualmente las bolas de geisha cuentan con muchas variaciones. Sin embargo, las bolas tradicionales son un artefacto que consta de dos esferas unidas por un cordón. Cada esfera posee dentro una bolita un poco más pequeña, las cuales al moverse chocan entre sí y ocasionan vibraciones. Según el modelo, las bolas chinas pueden tener diferentes tamaños y estar hechas de diversos materiales.

Las bolas chinas se introducen dentro de la vagina de la misma forma como se colocan los tampones. Al utilizarlas, la usuaria debe realizar movimientos para que al chocar las bolitas entre sí y contra las paredes vaginales, éstas puedan crear los efectos vibratorios. Dichas vibraciones hacen que la vagina se contraiga involuntariamente, y es allí cuando las bolas chinas comienzan a cumplir con su misión.


Bolas Chinas


Bolas Chinas - Cuáles son sus funciones

Como bien comentábamos al principio de este post, hay información errada sobre cuáles son las verdaderas funciones de las bolas Ben-Wa.
Primeramente, es importante saber que éstas no tienen fines completamente eróticos, ni son un juguete sexual destinado al orgasmo. Se podría decir que, son más bien un artefacto diseñado con fines terapéuticos o preventivos. Pero para entender un poco mejor esto, veamos cuáles son sus principales usos detalladamente.

La contracción que produce la vibración de las bolas chinas ayuda a fortalecer el suelo pélvico y a recuperar el tono muscular de la vagina, siendo esto realmente útil en los siguientes casos:

• Para mujeres después de uno o más partos. Luego de la cuarentena, las mujeres pueden comenzar a utilizar las bolas chinas para tonificar los músculos vaginales y recuperar la fuerza de contracción.

• Las mujeres con sobrepeso también son propensas a tener problemas con el suelo pélvico, por lo que el uso de las bolas de geisha podría ser realmente útil para ellas.

• Otras causas comunes del deterioro del suelo pélvico son la vejez, la menopausia, grandes esfuerzos físicos, levantamiento de pesos muy elevados o la práctica de algunos deportes.

• En caso de incontinencia urinaria o problemas afines, las bolas chinas también cumplen una función clave. Éstas, al ser utilizadas con constancia y con la ayuda de otros ejercicios complementarios, pueden ayudar a contrarrestar el problema de manera progresiva.

• En caso de presenciar poca tonalidad muscular o muy poca fuerza, cualquier mujer puede comenzar a utilizarlas. Y aunque, en su mayoría, las bolas chinas están destinadas a la prevención o tratamiento de algunos problemas, sí poseen cierta relación con el placer sexual.

• Están indicadas para el tratamiento de algunas disfunciones sexuales. Como por ejemplo, pérdida de sensibilidad en la zona o poca lubricación.

• Al utilizarlas con frecuencia, el amante podrá percibir la tonificación en los músculos de la vagina, lo cual hará la experiencia más placentera durante la penetración.

• También es posible para la mujer mejorar su vida sexual con las bolas chinas. Éstas tendrán mayor sensibilidad en las paredes vaginales y podrán sentir mayor placer durante los encuentros sexuales.

En efecto, cualquier mujer de cualquier edad puede utilizarlas y encontrar beneficios en ellas. Bien sea a modo de prevención para evitar el deterioro de las paredes vaginales o para mejorar la vida sexual y encontrar mayores placeres. Por lo que no importa tu edad o si tu suelo pélvico se encuentra en las mejores condiciones, ¡las bolas chinas serán muy buenas para ti!

Por otra parte, es importante saber que los efectos de las bolas chinas no son inmediatos ni milagrosos. Dependiendo del caso, es probable que el problema mejore de forma rápida, mientras que en otros, las bolas deben ser utilizadas junto a algunos tratamientos y ejercicios para que ver mejorías. Y aunque generalmente sus efectos son positivos, existen incluso algunas situaciones en las que las bolas Ben-Wa pueden causar lo contrario.

Las bolas chinas NO deben utilizarse en los siguientes casos:

• Durante el periodo de cuarentena luego de haber tenido un parto vaginal.

• En la mayoría de los embarazos no son recomendables. Sin embargo, puedes consultar a tu ginecólogo.

• En caso de que el suelo pélvico esté en un estado de deterioro extremo, ya que las bolas rebelarían y serían inútiles. Para estos casos hay cirugías especiales.

• Si por el contrario al punto anterior, los músculos del suelo pélvico presentan hipertonía, es decir, que estos están demasiado rígidos. En esta situación el problema no mejoraría, sino que sería peor.

• Durante la menstruación. • Si se padece o se sospecha de una infección vaginal. Es mejor primero tratar el problema y luego comenzar a utilizarlas.

Qué tipos de bolas chinas existen

Hay un sinfín de modelos de bolas chinas, que se diferencian entre sí por el tamaño, peso, materiales, usos, cantidad de bolas y hasta formas.

Según su uso Las más comunes y las “originales” son las bolas vaginales. Éstas, como su nombre lo indica, están diseñadas para introducirse en la vagina. Pero también existen unas menos conocidas, que son las bolas chinas anales o cuentas anales. Éstas no cumplen la misma función que las vaginales, sino que son utilizadas para dilatar el ano y así ayudar en el proceso de penetración.

Según su tamaño y peso Las clásicas bolas chinas tienen un diámetro de 4cm o menos y tienen un peso de 30-70gr aproximadamente. No obstante, tanto el peso como el tamaño de las esferas puede variar, habiendo opciones de bolas mucho más pequeñas y livianas, y otras un tanto más grandes y pesadas.
El tamaño y el peso de las bolas que elijas sólo depende de ti y de cuál sea el objetivo que buscas. Por ejemplo, si el suelo pélvico se encuentra demasiado debilitado, es mucho más recomendable comenzar con un peso liviano e irlo aumentando progresivamente. Mientras que si lo que buscas es mera prevención, puedes optar por las tradicionales. Por otro lado, el tamaño que selecciones nunca debe incomodarte. Recuerda que las bolas tienen como finalidad ayudarte y no causarte molestias.

Según sus materiales Las bolas chinas de mejor calidad están hechas de silicona o elastómero y libres de sustancias perjudiciales para la salud como el ftalato. También existen otras hechas de plástico e incluso de vidrio. Sin embargo, son más recomendables las primeras opciones porque difícilmente acumulan suciedad, son más fáciles de limpiar y son más seguras de utilizar. El cordón también debería ser de un material seguro para el cuerpo y puede estar hecho del mismo material que las esferas.

Según su diseño Aunque su nombre lleve la palabra “bolas”, no quiere decir que el diseño sea siempre esférico. Las tradicionales y las que encontrarás con mayor facilidad en el mercado vienen con su común forma circular, pero también se pueden encontrar ediciones especiales con formas diferentes, como corazones, flores, etc. La mayoría de éstas no cumplen con ninguna función extra, sino que son sólo un detalle visual.

Según el número de esferas La mayoría de las bolas de geisha vienen de dos en dos. Pero también existen versiones de una sola esfera para principiantes o espacios reducidos, y algunas con más de dos. Las bolas anales pueden traer hasta cinco esferas.

Según sus funciones Hay algunos modelos con funciones más complejas, como vibración integrada, luces, etc.





Tipos de las Bolas Chinas


Cómo se colocan las bolas chinas

Al utilizar las bolas chinas hay que seguir una serie de pasos para que sean colocadas de forma correcta y sin correr ningún tipo de riesgo.

• Antes de introducirlas, tómate todo el tiempo que necesites para relajarte y estar 100% dispuesta a hacerlo. Infórmate de los beneficios de las bolas chinas y asegúrate de que no sientes ningún miedo de hacerlo. Luego busca el sitio más indicado para hacerlo y encuentra una posición que te sea favorable. Se recomienda hacerlo de cuclillas o acostada boca arriba en la cama con las piernas separadas.

• La lubricación es imprescindible. Al estar introduciendo un cuerpo extraño en tu vagina, es importante que coloques algunas gotas de lubricante sintético en los extremos del artefacto para que éste pueda entrar con facilidad y sin dolor. La cantidad dependerá del tamaño y los materiales de la bola, y de cómo te sientas al introducirlas. Prueba primero con una o dos gotas y ve introduciendo la primera bola lentamente. Si es necesario colocar más lubricante, no dudes en hacerlo hasta que logres sentir comodidad, pero sin que te excedas y provoques que la bola se resbale.

• Las bolas deben introducirse una por una. Mientras sujetas la primera esfera con los dedos de una de tus manos, utiliza la otra para sujetar los labios vaginales que están en la entrada de la vagina, de forma que la bola pueda acceder. Coloca la primera bola justo en la entrada y ve introduciéndola muy poco a poco presionando suavemente hacia atrás. Puedes ayudarte con ligeros movimientos circulares o cambiando un poco el ángulo y la posición si percibes problemas para introducirla.

• Cuando ya la primera bola esté dentro, respira profundo y espera unos segundos. Si te sientes cómoda, puedes proceder a introducir la segunda. Hazlo de la misma manera que la primera, lentamente y sin presiones. Lo bueno es que esta segunda entrará de forma más rápida y fácil. Al terminar con la segunda, deberá quedar colgando el extremo del cordón, el cual se utilizará para sacarlas al terminar con ellas.

• Una vez estén las dos esferas dentro de tu vagina, no deberías sentirlas a menos que comiences a moverte. Si este es el caso, la colocación habrá sido un éxito y podrás comenzar a utilizarlas.

Bolas Intimas

Bolas Intimas- Cuándo y por cuánto tiempo deben utilizarse

Los efectos de las bolas chinas comienzan a darse sólo con el movimiento. Así que podrías utilizarlas mientras haces tus actividades cotidianas, como caminar por el parque, limpiar la casa, durante rutinas muy leves de ejercicio, etc. Es importante no utilizarlas al aplicar mucha fuerza, durante grandes esfuerzos físicos o cuando se realizan actividades de riesgo. Tampoco son recomendables al momento de tener relaciones sexuales, especialmente durante la penetración.

Puedes complementar el uso de las bolas con los famosos ejercicios Kegel. Estos están desarrollados con el mismo fin: fortalecer las paredes vaginales y mejorar el tono muscular.

Los ejercicios Kegel consisten en contraer la vagina con mucha fuerza, mantener de 5 a 10 segundos, soltar y relajar el músculo unos pocos segundos. Luego hacer varias repeticiones. Si se realizan estos ejercicios mientras las bolas chinas están dentro, los efectos se multiplicarán. Puedes realizar todas las repeticiones que puedas durante el tiempo de uso de las bolas.

El tiempo de uso recomendable es de 10 a 15 minutos para las primeras veces. Luego, éste puede ir aumentando poco a poco de acuerdo a tu comodidad y a los resultados que esperas. No obstante, no debe excederse un tiempo mayor a media hora, ya que de lo contrario los efectos podrían ser más bien negativos. Por ejemplo, el uso excesivo podría causar hipertonía o debilidad de los músculos.

Bolas Vaginales - Cómo limpiarlas correctamente

Al ser un producto de uso íntimo, la limpieza de las bolas chinas es súper importante para mantener la higiene. Además, esto permitirá conservarlas por más tiempo sin que se deterioren y para alejar todos aquellos malos olores que tienden a quedar luego de su uso. Hay que lavarlas y desinfectarlas tanto el primer día de uso como los días siguientes justo después de cada sesión.

Para limpiarlas, se puede proceder a enjuagarlas rápidamente con agua templada del grifo y jabón antibacterial, y luego dejarlas secar al aire libre sin utilizar toallas para que no queden pelusas. No es aconsejable utilizar agua hirviendo o ponerlas en una hornilla, ya que esto podría dañarlas, especialmente aquellas hechas de silicona. En su lugar, para desinfectarlas se puede utilizar el alcohol habitual que venden en las farmacias.

También son recomendables cualquiera de la variedad de limpiadores y desinfectantes especiales para juguetes eróticos que hay en el mercado. Existen unas toallitas limpiadoras que puedes conseguir en casi cualquier sex shop y que son realmente prácticas.