¿Sexo anal en práctica – cómo tener sexo anal?

Para muchas personas, el sexo anal es un tema tabú, pero si no fuera así, no daría tanto placer, no habría tantos artilugios anales, e incluso lubricantes especiales. Finalmente, el ano es una de las partes más sensibles según el nivel erógeno del cuerpo humano. Hoy, vamos a decirte cómo deberías prepararte paraa este tipo de caricias, por lo tanto si te interesa el amor griego ¡esta guía es para ti!

El coito anal es agradable tanto para el hombre como para la mujer. Durante la penetración, los músculos estrechos del esfínter proporcionan al pene enormes emociones. La persona que es penetrada puede sacar los placeres de la estimulación de la glándula de la próstata, o del clítoris y el punto G, en condición de que se haga en un ángulo correcto. Además, esto es un gran placer mental logrado a través de estar muy cerca de otra persona y disfrutar de la esfera tabú. Pero vamos a empezar por el hecho de que, para tener sexo anal, hay que prepararse de una manera adecuada. Antes de comenzar con la aventura de la apertura de la puerta trasera, tenemos que saber una cosa:

EL ANO ES PARA LA MAYORÍA "UNA SALIDA"

El ano, durante la mayoría de nuestra vida, funciona como "una salida" que está vigilada por dos círculos de esfínter. El primero, el externo, se puede controlar con fuerza de voluntad, estirándolo y aflojándolo libremente. El segundo es un poco más complicado porque se contrae de forma involuntaria, por ejemplo, en una emergencia, cuando un “intruso quiere entrar al ano. Los intentos de romper su fuerza de resistencia no acaban siendo demasiado agradables – los músculos o tejidos desgarrados y tensos, son algunas de las consecuencias. Por lo tanto, el sexo anal como sorpresa no es una buena idea.  

Así para que el ano sea "una entrada" hay que trabajar un poco.  


NUNCA LO HAGAS SI NO ESTÁS CONVENCIDO

La aventura con el sexo anal, debe empezar haciéndote una pregunta: ¿Es un tipo de caricias que me parece atractivo? Si la respuesta es ¡Sí! Sigue leyendo. Si no estás convencido, vuelve a esta guía dentro de un tiempo, cuando tu visión del amor griego te parezca por lo menos interesante...

El sexo anal en la práctica, da una sensación de estar incautado, y un agradable estiramiento. Al principio, vale la pena acariciar el ano desde el exterior, lo que nos permite conocer el nuevo tipo de experiencia. Así que podemos tocar sensiblemente el ano con la mano, hacer un masaje, usar un vibrador pequeño o hacer un rimming – la estimulación del ano con la boca y la lengua. Por motivo de que el ano no sea capaz de hidratarse, hay que usar un lubricante apropiado. El que sirve para el sexo anal es más denso y permanece en la piel por más largo tiempo. Poco a poco podemos intentar poner el dedo en el ano y practicar este tipo de estimulación por algún tiempo.

Para acostumbrar el ano a la presencia de algo; subrayamos, algo que da placer; podemos utilizar tapones o bolas anales. Pero hay que empezar por pequeños pasos. Los conjuntos de tapones anales de entrenamiento, normalmente consisten en unos tapones anales de los más pequeños, que son como un dedo. Vale la pena usarlos durante la masturbación o durante el sexo vaginal, porque no solo estiran suavemente el ano, sino que también permiten asociar este estiramiento con placer.


Sexo Anal


¿TIENES MIEDO ENSUCIAR LA CAMA?

A menudo tenemos preguntas sobre el sexo anal y el desorden. Hay que recordar que el recto no es un lugar del almacenamiento de excrementos, pero un canal a través del cual sale del cuerpo. En la mayoría de los casos, una dieta rica en fibra o un baño antes del sexo anal es suficiente para evitar sorpresas pegajosas.  Sin embargo, si quieres asegurarte de que el sexo anal esté limpio, puedes hacer un enema suave. Pero ten cuidado: la mejor manera de hacerlo es tomando agua tibia (¡pero no caliente!) o una infusión de manzanilla. Evita la adición de jabón u otros productos de limpieza, porque pueden irritar la mucosa sensible del recto.

No puedes olvidar que las sorpresas más desagradables son estas que no se ven. En el ano viven muchos tipos de bacterias que pueden causar infecciones del tracto urinario. Por lo tanto, es importante usar un condón durante el sexo anal, incluso si no la estamos haciendo junto con otro tipo de penetración. Antes de cambiar el lugar de acción; del ano a la vagina, o a la boca; es necesario cambiar el condón o lavar el pene/el juguete. En esta situación, son muy útiles los aerosoles de limpieza que permiten manejar la higiene sin salir de la cama.

Kit enema para limpiar el recto


CUIDA LA CIRCULACIÓN SANGUÍNEA

Los músculos que no están estirados son más propensos a lesiones, por lo tanto antes del sexo anal, hay que hacer dos cosas: relajarse, es decir, relajar el cuerpo y tomar una respiración profunda y... por lo menos un orgasmo. La masturbación, el sexo oral o la penetración, hacen que en los órganos genitales y las partes que están al lado, circulen la sangre más rápido. Esto causa que estos órganos no solo sean más susceptibles a los estímulos, sino que también estén preparados a las nuevas exploraciones.


Para que la persona penetrada se sienta cómoda, se debería permitirle tomar las riendas en cuanto al ritmo y la profundidad de la penetración. Tampoco se puede olvidar de la gran cantidad de gel lubricante. ¡Cuanto más, mejor! Vale la pena observar a la pareja y sus reacciones. El amor griego nunca debería ser asociado con el dolor. Cuando duele algo, hay que cambiar la posición o la técnica o parar la acción por completo. No escuchar a tu propio cuerpo puede terminar con la cepa o romper el esfínter, lo cual queremos evitar. El dolor durante el coito quita las ganas de la exploración. No puedes olvidar que en el sexo anal ocurre algo que se llama "pene demasiado grande", que puede hacer que el sexo anal sea, para algunas mujeres y algunos hombres, imposible físicamente.


Las mejores posiciónes para hacer un sexo anal son aquellas en las que el pasivo es en la parte superior - de las posiciones jinete / vaquera o de descanso. La ideal sería la posición, acostada del lado llamada a la cucharita. Para más avanzados recomendamos la posición de la espalda por ejemplo a la un perro o de pie, o la posición del misionero pero más profunda en la que la persona penetrada suavemente levanta las caderas y tira las rodillas al abdomen para que posibilitar el acceso al ano a su pareja
 

Sexo Anal


ANAL DE MIL Y UNA NOCHES

En el sexo anal, no esperes el éxito rápido. Para muchas parejas, el camino hacia el coito anal pleno, es una aventura que dura por lo menos unas noches. Cada cuerpo tiene sus límites naturales, así que hay que hacer todo poco a poco. Para muchas parejas esta aventura se puede acabar solamente con la estimulación del ano con un dedo, con la introducción de los dildos anales, con las cuentas anales, o también con el uso de un vibrador anal pequeño. Al final, el placer de abrir la puerta trasera no es solo un placer físico sino mental, que viene de hacer algo malo y de poder expandir el menú sexual.