¡Es placer autentico; la chica penetra al chico!

Todos los hombres, independientemente de su orientación sexual, tienen el potencial para disfrutar del pegging. La glándula prostática es la responsable de esto, cuya estimulación no es solo una acción en favor a la salud, sino que también ofrece increíbles sensaciones eróticas… Esto no es ser queer, esto es anatomía pura.


¿QUÉ ES PEGGING?

El pegging es un acto sexual que consiste en la penetración anal de un hombre por una mujer, normalmente con el uso de un dildo con strap-on, o simplemente con un dildo normal que puede ser utilizado sosteniéndolo con la fuerza de los músculos del suelo pélvico.

CURIOSIDAD
Aunque esto no es un tipo nuevo de actividad sexual, fue nombrado pegging en el 2001. El término fue creado por uno de los lectores del periódico "The Stranger", quien participio en una competencia organizada por el editor de este periódico. Su idea fue la respuesta a la falta de una palabra que definiera esta acción. El pegging ganó ante los términos "bobbing" y "punting".



Hoy presentaremos cómo prepararse para que el pegging sea satisfactorio para ambas partes.



PRIMER PUNTO – COMUNICACIÓN

Existen muchos mitos y creencias negativas vinculados al pegging. Especialmente en cuanto a la orientación sexual de los hombres a quienes les gusta este tipo de estimulación. El deseo de disfrutar del placer que viene de la estimulación del ano y de la próstata, no tiene nada en común con la orientación sexual. El pegging no es sólo un placer físico, sino también mental, porque se enfoca en la inversión de los roles estereotipados en el dormitorio. En este caso, el hombre activo que penetra, es sustituido por la mujer activa que le penetra y toma el control del placer de su pareja. Sobre todo, lo más difícil de empezar con el pegging, es romper con los estereotipos culturales y las creencias que vinculan la pertenencia de estas prácticas sexuales a un género o una orientación sexual. En Nuestra Tienda creemos que el placer es para todos.

El pegging exige una buena preparación. El primer paso debe ser una conversación sincera entre los amantes. Discutir las necesidades y preocupaciones antes de introducir algo nuevo en el dormitorio debería ser la clave para nuestra vida sexual. Ambos deben estar abiertos a la introducción del pegging a su repertorio sexual.

pegging



SEGUNDO PUNTO: MÉTODO DE PEQUEÑOS PASOS

El ano del hombre tiene que ser preparado correctamente para nuevas experiencias. El mejor método es la participación en otros tipos de los juegos anales, por ejemplo, un masaje de las partes externas del ano o rimming (la estimulación anal con la boca y la lengua) o una penetración suave con los dedos. También a través de la introducción al dormitorio de pequeños tapones anales. Nunca se debe empezar el pegging con un dildo con strap-on, ya que el ano es la ¨salida¨ humana y no se convertirá en la ¨entrada¨ en un sólo día.  

Estos tratamientos tienen como objetivo acostumbrar al ano de la pareja a la presencia, enfatizamos, a una presencia agradable, de algo que estará dentro. Lo que se necesita en esto, es delicadeza y una gran cantidad de lubricante que nunca sobra durante el coito. El hombre es quien tiene que decir cuando esté preparado a la introducción de algo más grande.


Que es pegging

TERCER PUNTO: HIGIENE

Muchas personas que empiezan su aventura con la estimulación anal, están preocupadas por la higiene. ¡Esto es erróneo de todos modos! El recto, durante la estimulación de petting, o durante el sexo anal, no funciona como almacenamiento. El excremento solo pasa a través de él. En caso de llevar una dieta rica en fibra y de no haber problemas para evacuar, no debería haber sorpresas desagradables. Antes de los juegos anales, hay que lavar el recto solamente con agua y jabón, o durante el lavado, se debe deslizar el dedo hacia ano para lavar este parte desde el interior. Las personas que quieran estar cien por ciento seguras, pueden recurrir a los enemas de agua tibia o de infusión de hierbas. Vale la pena tener un cleaner para los artilugios, o unas toallitas húmedas para la higiene íntima.




CUARTO PUNTO: TAMAÑO IMPORTA

El primer dildo para pegging no debería ser grande. Recomendamos los que tienen un diámetro de menos que 3,5 – 4 centímetros y tienen una forma simple. El dildo para la penetración anal, debe tener una base que no solo permita colocar el aparato al arnés, sino que también evite la absorción del dildo por el ano. En la oferta encuentras, entre todos, Strap-On Sin Correas, que es ideal para los amantes principiantes y, además, no requiere de arnés. Al elegir un arnés, fíjate en su diámetro, para que el aro que lo sostiene se ajuste al diámetro del artilugio.  

Además, al utilizar el dildo, presta atención a la curvatura que estimula la glándula prostática, para que esté hacia el vientre de la pareja y no hacia su espalda. La glándula prostática, casi igual como el punto G en el caso de las mujeres, requiere una estimulación ¨venga, ven aquí¨ en el momento en el que las personas estén cara a cara. Poner el artilugio al revés puede ser desagradable para el hombre.

Pegging


QUINTO PUNTO: EL PEGGING NO CAUSA EL DOLOR, PERO TODO DEBE SER POCO A POCO

Por motivo de que, para muchas mujeres, el nuevo y elegante ¨pene¨ es muy emocionante, a veces ocurre que durante los primeros intentos de pegging, exageran con el ritmo y con la profundidad de la penetración. Por lo tanto, aconsejamos francamente que el hombre esté arriba y que controle los factores mencionados para que el juego no acabe con dolor o con daños del esfínter. Al penetrar a la pareja, hay que prestar la atención a las señales que nos da y, de vez en cuando, asegurarse de que todo está bien.  

Al principio las mejores posturas son: el vaquero, es decir, cuando la mujer está tumbada y el hombre está bajando con el dildo (cara a cara o cara hacia el pie de la pareja). La postura sentada cuando la mujer está en el sillón y el hombre la toma. La cuchara, es decir, cuando la pareja está tumbada. El perrito, con el hombre a cuatro patas y la mujer controlando el ritmo y la profundidad de la penetración. El misionero, el hombre debe recoger las rodillas contra el abdomen, dando acceso al ano a su pareja.



SEXTO PUNTO: CONSEJOS PARA EL HOMBRE

Lo más importante en el pegging es el relajamiento, la lubricación y una gran excitación. No se debe dejar pasar de largo el juego previo. Además, es importante encontrar una postura que sea cómoda, que no duela y que te dé acceso al pene. El hombre penetrado puede con éxito masturbarse o permitir a la mujer la estimulación del pene. 

También, tu obligación será elegir los accesorios. Así, puedes influir en el tamaño, la forma e incluso el color del dildo que utilizarán juntos.


SÉPTIMO PUNTO: CONSEJOS PARA LA MUJER

No olvides tu comodidad y tu buen estado físico. El dominio de los movimientos necesita de algunos intentos, y de la búsqueda de una postura en la que estos movimientos no cansen mucho. Al seleccionar el equipo, compruebe el arnés (si no está demasiado apretado o si no provoca dolor en la piel). Si quieres elegir un dildo sin arnés al principio, prueba tu capacidad de mantenerlo en el lugar adecuado (poniendo atención en que posturas). 

Para muchas parejas, el pegging no es una revolución. Es solamente una evolución en su vida sexual y algo nuevo en su repertorio erótico. Son cada vez más, los hombres que tratan la estimulación de la próstata como algo normal y utilizan artilugios eróticos. Con este pensamiento rechazan la cultura de los estereotipos y creencias, en nombre de poder descubrir nuevos placeres. Lo más importante es despertar la curiosidad propia.


PEGGING – ¿QUÉ TE PARECE?