¿Has escuchado hablar sobre la eyaculación femenina? ¿Existe o no existe? ¿Hay algo malo con eso? Hoy dejaremos atrás todos esos mitos y te aseguramos que empezarás a ver esto de una forma completamente distinta. Además, te daremos algunos tips y consejos para que tú o tu chica pueda experimentar esta sensación sin ningún tipo de arrepentimientos.

Hablemos del término

Para comenzar y entrar un poco más en calor, veamos qué es exactamente esto de lo que estamos hablando.

La eyaculación femenina, o squirting es la expulsión de un líquido por la vagina durante el orgasmo femenino, el cual surge de la uretra, mediante las glándulas Skene. El flujo segregado se describe como transparente y de cantidad variable, dependiendo de la mujer. De hecho, se dice que la cantidad del flujo va desde unas pequeñas gotas casi imperceptibles, hasta el equivalente a dos tazas. El flujo contiene una mezcla de fosfata ácida protásica, glucosa y fructuosa, y tiene una leve presencia de urea y creatina. Pero dejando atrás todos esos términos que ni siquiera sabemos muy bien qué significan, te decimos que no, no es orina. Pero de eso hablaremos más adelante.

El squirting no es sólo la expulsión del líquido, éste además trae consigo una sensación placentera que nunca antes habían tenido, incluso llegando al clímax de la excitación. La producción de la eyaculación femenina se da gracias al orgasmo, y para llegar a éste es necesario la excitación de la chica y la estimulación del clítoris y del Punto G. Existen vibradores especiales para el Punto G que puedes utilizar para alcanzar los orgasmos, bien sea que los uses a solas si eres una chica, o en pareja. Te recomendamos especialmente la marca Pretty Love, en cualquiera de sus modelos vibrador Charles para estimular punto G,  Vibrador Alvis - para el punto G y clitoris,  Vibrador Arthur especialmente para el punto G y clitoris… cualquiera de ellos son los indicados para estimular el punto más buscado del mundo.
 

Mitos, leyendas y cuentos de ultratumba sobre la eyaculación femenina

Cuando escuchamos la palabra “eyaculación”, lo primero que se nos viene a la mente es aquel momento durante el sexo en el que todo está a punto de terminar. Aquel momento buscado por algunos y temido por otros, dependiendo de la situación. Esto se debe a que, en los hombres, la eyaculación posee fines reproductivos principalmente, los cuales no necesariamente son bienvenidos por todas las parejas. Pero ya sabemos que no estamos hablando de ese tipo de eyaculación, sino de otra mucho menos conocida, pero que de igual forma existe y que también viene acompañada de un gran “¡Oooooh!” y muchísimo placer sexual. Estamos hablando de la eyaculación femenina, que aunque es un tema bastante polémico incluso en la actualidad, es algo que definitivamente existe y ha sido experimentado por un gran número de mujeres.

¿Y por qué es un tema polémico? Hay varias razones para eso, pero principalmente es por la relación que insisten en darle con la orina. De hecho, hay científicos que aún afirman que la eyaculación femenina no es más que un mito y que se trata simplemente de incontinencia urinaria. Sin embargo, estudios recientes han afirmado que no, no es orina. Algunos de sus componentes también se encuentran en la micción, pero no es lo mismo. Es por esta razón que la gran mayoría de las mujeres que experimentan el squirting, o que están a punto de hacerlo, sienten vergüenza e incluso le causa la imposibilidad de llevar una vida sexual normal.


Eyaculación femenina



Por otra parte, también se ha dicho que la eyaculación femenina es un invento de la industria pornográfica. Y sí, es cierto que en la mayoría de estas películas, la chica siempre expulsa este líquido durante el orgasmo y en grandes cantidades (a chorros), pero todos sabemos que este tipo de filmes no están exactamente muy apegados a la realidad, ¿o sí? En fin, si bien la industria de la pornografía se ha encargado de exagerarla, repetimos una vez más: la eyaculación femenina sí existe.
 

¿Quiénes pueden producir una eyaculación femenina?

Todas las mujeres deberían ser capaces de producir una eyaculación, es algo súper normal y natural. Sí, incluso tú o tu novia, tu esposa, tu vecina, tu hermana, la vendedora de hamburguesas… ¡hasta la persona que menos te imaginas! Sólo que no todas se atreven a contarlo o no todas lo han logrado experimentar.

Y es que esto es bastante relativo. Como ya mencionamos, la cantidad del flujo varía, así que es probable que tú misma, o la chica con la que sales, ya haya tenido una eyaculación pero que ni siquiera se haya enterado. También es posible que momentos antes de producirla la hayan confundido con ganas de ir al baño y hayan contenido el fluido (y con él la oportunidad de sentir ese gran placer). Para evitar esta terrible sensación, asegúrate de ir al baño (o que ella vaya al baño) antes de iniciar la relación sexual, y así, al momento de sentir la presión, se sabrá con certeza lo que está por venir. Así que si sientes que viene… ¡déjalo escapar!

Por otra parte, la frecuencia de esto también es variable. Es decir, que el orgasmo femenino no viene siempre junto con una eyaculación, sino que hay mujeres que la producen continuamente y otras que sólo lo ven en casos aislados. En fin, no hay nada que mida exactamente qué es lo normal en la eyaculación de la mujer, sino que cada cuerpo reacciona de formas distintas.

Lo que sí es una realidad, es que hay formas y técnicas que ayudan a producir el squirting de forma más fácil.  

Y ahora sí, ¿cómo se logra la eyaculación femenina?

La eyaculación tiene relación directa con los orgasmos, los buenos orgasmos. Te podemos asegurar que ésta no es sólo una experiencia húmeda que dejará residuos en la cama, sino mucho más. La sensación que viene acompañada con la eyaculación sólo se puede sentir con ella y es tan intensa que te hará ir más allá de los límites. Así que, ¿por qué perderte de esta oportunidad?

Para lograr una eyaculación femenina, la estimulación del clítoris y del punto G son realmente necesarios. Veamos más de cerca cómo estimular cada uno de estos puntos.

  • Estimulación del clítoris

Ésta es, quizás, la parte favorita del cuerpo de muchas chicas. ¿Y es que sabías que la única función del clítoris es la del placer sexual? Sabiendo esto deberíamos sacarle el mejor provecho a este órgano.

Hay diferentes formas y técnicas para estimular el clítoris y cada mujer tiene sus preferencias. Pero sí hay algo cierto, y es que ésta es un área bastante delicada, llena de terminaciones nerviosas. Por lo que para lograr una correcta estimulación, los movimientos suaves y delicados son mucho mejores que los fuertes, rápidos y bruscos.

La estimulación del clítoris debe estar presente tanto en los juegos previos como durante el coito. Busca posiciones en las que se logre el roce del clítoris o en donde cualquiera de los dos tenga fácil acceso a él.

  • Estimulación el Punto G

Al igual que el clítoris, el Punto G es imprescindible para el squirting. Pero muchos desconocen dónde está, y hasta llegan a dudar de si realmente existe.


El Punto G no es tampoco una leyenda urbana
y, efectivamente, está ubicado en un área específica. Algunos científicos afirman que se encuentra exactamente alrededor de la uretra, muy cerca de las glándulas Skene, y detrás del hueso púbico. El acceso a él es realmente fácil luego de haberlo “encontrado”. La mejor técnica para estimular el Punto G es utilizando los dedos o haciendo movimientos muy específicos con el pene. El placer está en hacer toques intermitentes o de corta duración, que son mucho más placenteros que los largos. Y se encontrarán mejores sensaciones si se varía en la velocidad y el movimiento. Se recomienda penetrar lentamente y hacer movimientos circulares, luego empujar gradualmente, de lento a rápido, más rápido, y volviendo nuevamente a los movimientos lentos. Luego volver con los movimientos circulares y así sucesivamente.

Sabrás que estás consiguiendo buenos resultados cuando tú o tu pareja sientan ganas de orinar luego de la estimulación del Punto G. Pero no te preocupes, ¡ése no es el caso! Las ganas de ir al baño pasarán rápidamente y estarás a punto de presenciar un squirting en toda regla.

También puedes optar por los vibradores para el Punto G que facilitan su estimulación. Los vibradores de Pretty Love, como Arthur, Bishop, Charles, o cualquiera de sus modelos, están hechos de silicona suave y son muy seguros de usar. Te ayudarán a ti o a tu chica a encontrar ese famoso botón del placer y llegar al éxtasis.  


squirting



Tener/provocar una eyaculación femenina sin morir en el intento

Y aunque ya sabes muy bien lo que tienes que hacer, también deberías conocer que para que la estimulación de cualquier órgano sexual tenga éxito, es necesario que haya una gran excitación de por medio. No sólo toqueteando un poco se logrará llegar a donde queremos llegar. Puedes pasar horas y horas intentando excitar a tu chica haciendo de todo un poco con su clítoris, pero si lo haces mal o simplemente no tiene ganas, ¡no lograrás nada!

A continuación, te daremos algunos consejos para lograr la eyaculación femenina de forma muy, pero muy efectiva.

  • Explórate, explora y deja que te exploren

Conocer tu propio cuerpo es lo más sano del mundo, así como conocer el de tu pareja y que él/ella conozca el tuyo. ¡Explórense juntos! Es la mejor forma de saber qué es lo que te gusta y lo que no, y viceversa.

En cuanto al squirting, esto también es aconsejable. Antes de comenzar tu aventura e intentar estimular el Punto G o el clítoris, dedícale unas cuantas sesiones de exploración. Te aseguramos que, primeramente, podrás saber exactamente dónde está el Punto G y qué movimientos hacer, y también servirá para acercarte más a tu pareja o aprender a quererte a ti mismo.

Puedes utilizar un espejo para ampliar la experiencia, tanto si lo haces sola o si te encuentras en pareja. También en pareja pueden optar por utilizar la comunicación, que la chica vaya describiendo cada sensación que vaya teniendo, qué le gusta, qué le desagrada y cuándo está a punto de tener un orgasmo.

  • No dejes atrás los juegos previos

Las relaciones de larga duración a menudo se olvidan de la importancia que tienen los juegos previos para un encuentro sexual, especialmente para las mujeres. Para lograr la eyaculación femenina, la penetración no será suficiente. ¡Así que aléjate de ese aburrido sexo de “mete y saca” y destácate en unas buenas preliminares!

Recurre a los besos, las caricias y los abrazos suaves. Luego agrégale pasión e intensidad y saca lo más salvaje de ti. Besa, chupa, aprieta, agarra… utiliza todos tus recursos sensuales para darle a tu pareja la experiencia que merece. Además, éste es el paso previo para lograr la completa excitación.

  • Deja a un lado los tabúes, la vergüenza y todo lo negativo

Aunque hemos estado diciendo esto desde el principio, te lo volvemos a recordar: la eyaculación femenina es algo completamente normal. No hay por qué avergonzarse de ella, por muy abundante que sea o, por el contrario, si es apenas imperceptible. No dejes que la pena te limite y deja que el líquido fluya por su cuenta (no te arrepentirás). De todas formas, mientras te vas acostumbrando, puedes acudir a otros escenarios que te ayudarán. Por ejemplo, podrías hacerlo en la ducha. Luego de varias sesiones es muy posible que ya la vergüenza haya desaparecido por completo.

Para que la eyaculación femenina se dé de la mejor forma, la chica debe estar cómoda y sentirse muy bien con lo que está haciendo. Es importante que ella esté informada sobre lo que siente, que es algo normal y que más bien se trata de una experiencia muy placentera. Esto es simplemente indispensable a la hora de tener orgasmos.

Si tú, quien leyó este artículo, eres una chica, esperamos que no tengas ningún tipo de problemas al momento de eyacular y que puedas disfrutarlo al máximo. Si eres chico, asegúrate de compartir esta información con tu pareja o amistades. ¡No permitamos que la eyaculación femenina se convierta en un tabú! Es mejor abrir la mente, informarse y ¡vivir experiencias distintas y llenas de placer!