A veces al dormitorio entra la rutina y la falta de ganas de tener sexo aparece. ¿Qué hacer para redescubrir el placer sexual?


Muchas parejas que están en una relación a largo plazo, se quejan de que la rutina influye en la desaparición del deseo sexual. Algunas de ellas, intentando encontrar alguna solución, prefieren tomar medicamentos "para aumentar la potencia", en vez de buscar el problema verdadero. Los suplementos dietéticos, anunciados como estimulantes sexuales, funcionan solamente en el cuerpo – en el caso de los hombres, causan una erección que les permite hacer la penetración. De este modo, hace que se olvide lo más importante en el sexo: el sentimiento de deseo que debe aparecer en la cabeza y no en los genitales. 

deseo-sexual



Independientemente de que el deseo sexual que debería existir entre la pareja caiga en el sueño invernal por el estrés, los cambios hormonales que causan la reducción de la libido, por el aburrimiento del sexo o por tener demasiadas obligaciones, ¡hay maneras de volver a sentir satisfacción sexual sin la necesidad de tomar medicamentos!
Hoy tenemos para ustedes algunos consejos sobre los modos de cómo redescubrir el placer sexual.



SOBRE TODO - QUE EL SEXO SEA TU PRIORIDAD

Creemos que el sexo es importante. Incluso muy importante. Por lo tanto, para poder disfrutar del sexo a largo plazo, hay que considerarlo como una de las prioridades en la relación. El sexo puede fortalecer de manera muy eficaz o, cuando aparecen problemas relacionados a este tema, romper una relación. Siendo así, deja que la sexualidad se convierta para ti en un área en donde ampliarás tus horizontes y del cual hablarás con tu pareja. Una conversación sincera sobre los pensamientos y las experiencias, ayuda a crear intimidad y permite responder más rápido y eficientemente cuando algo está mal. No se trata de que el sexo sea una obligación en la lista de ¨cosas por hacer¨. Vale la pena tener un tiempo y lugar especial para esta parte de tu vida.


REDEFINE LA PALABRA ¨SEXO¨


Puedes tener más sexo casi inmediatamente si dejas de definirlo como sólo una penetración. Muchas personas cometen este error y, sin embargo, no se debería ser así. La penetración puede ser un desafío tanto para las mujeres como para los hombres. A veces, cuando alguien dice que no tiene ganas de tener sexo, está diciendo en otras palabras, que no tiene ganas de penetrar o de ser penetrado, lo que no significa que no desea tener contacto físico íntimo. ¡Los seres humanos tenemos un repertorio enorme de actos sexuales en los que la presencia de la penetración no es obligatoria! La actividad sexual puede incluir, entre otros, una exploración de las nuevas áreas erógenas a través de petting, el sexo en pareja con la ropa puesta, la masturbación, los besos o los masajes sensuales...


Renovar el deseo



¡NO HAGAS TODO A LA VEZ!

¿Qué dirías sobre una pausa de 30 días sin sexo, pero con una pizca de picante? Todo aparte del sexo está permitido; andar por la casa desnudo, o en ropa interior y disfraces sexys, un seksting. En otras palabras: mantener la tensión entre ambos, la estimulación de los sentimientos, pero sin el ¨gran final¨. Si esta pausa de 30 días te parece imposible, no hay obstáculos para empezar con un descanso de 10 o 14 días. Al final: ¡se desea algo que está prohibido!




Disminución del Deseo Sexual

TEN MÁS SEXO DEL BUENO

Al contrario de lo dicho anteriormente, sabemos que para algunas parejas el mantener la tensión no serviría, porque causaría más frustración que emoción. Por lo tanto, estas parejas deberían intentar practicar varias actividades sexuales (recuerda: no se trata solamente de la penetración) y mostrar mutuamente el deseo a través de los besos, los abrazos, el petting, el contacto piel-con-piel, las largas sesiones de caricias, los coitos rápidos. La idea es que se logre el orgasmo a través de varias maneras. A menudo, cuando hay mucho sexo en la vida, y hay un auge de endorfinas, se quiere cada vez más y más. La solución es única – un repertorio variado. Incluso nuestra comida favorita puede dejar de parecer rica cuando se come todos los días. 

¿A lo mejor será bueno salir del dormitorio? Encuentra un lugar en la casa o en el jardín, o tal vez, si hay buen tiempo, en la finca, es decir, un lugar donde todavía no hayas sido travieso.



Cómo recuperar el deseo sexual en la pareja

BUSCA INSPIRACIÓN

¡Fíjate en cómo lo hacen demás! Las directoras y directores en sus películas, exploran todos los colores del sexo con una variedad de escenarios y configuraciones. Probablemente alguna de estas producciones te recuerde a alguna fantasía que aún no has cumplido, o hará que quieras realizar un guion en tu dormitorio.

Lo mismo ocurre con los álbumes de arte o con la fotografía erótica. Los intentos de rehacer las posturas acrobáticas del Kama Sutra, unen la erótica con el juego. Y el sexo no siempre tiene que ser serio. A veces, vale la pena practicar una nueva coreografía erótica solo para que descubrir que una postura no es buena para nosotros, reírse a carcajadas para luego intentar algo más agradable. 

Además, los artilugios eróticos pueden servir como una inspiración en la búsqueda erótica. Puedes utilizar cosas que estimulan la creatividad sexual: unos dados, parches oculares o pintura para la piel, o más bien encontrar formas propias de utilizar los vibradores o estimuladores. Sabes cómo otras personas usan estos juguetes, ¡ahora piensa lo que tú podrías hacer con ellos! 


INTENTA REHACER LA MEJOR EXPERIENCIA SEXUAL DE TU VIDA

La mayoría de nosotros, tiene en la mente esa experiencia sexual que hace que nos pongamos rojos cuando la recordamos. No hay obstáculos para rehacerlo con otra persona. Por lo tanto, intenta acordarte de todo lo que sucedió durante ese encuentro, incluso los detalles. ¿Ocurrió dentro o fuera de la casa, por ejemplo, durante un viaje? ¿En la cama o en un campamento? ¿Fue el cumplimiento de una fantasía o una acción espontánea? ¿Qué sonidos os acompañaban? ¿Aparecieron algunos artilugios, o tal vez fue totalmente de vainilla? Recordar estos momentos sensuales te permitirá volver a los encantos de esas situaciones.  
¿Tu pareja tiene en la mente otra sesión de caricias? ¡Sí! ¡Ahora tenéis dos guiones para realizarlos!



Renovar el deseo sexual

HAZ COSAS SEXY SOLO Y PARA TI MISMO

A menudo, en la relación olvidamos tener un tiempo sexy propio, solamente para sí mismo. Cuidar la sexualidad propia – a través de la masturbación, ejercicios de Kegel, la estimulación de la próstata, la creación de la erótica, tomar fotos para tus propios ojos, ver películas eróticas o ponerte lencería sensual que nadie más verá – te dará beneficios. El sexo en la pareja no está reservado solamente para un ¨nosotros¨. Mantener la relación con sí mismo, hace que nos sintamos más sexy, conozcamos mejor lo que nos excita, podamos decir, e incluso mostrar a otra persona las caricias que nos gustan. Y de esta forma todos ganamos.



Como recuperar el deseo sexual

CUIDA DE SÍ MISMO

Como se suele decir: ¨mente sana en un cuerpo sano¨. Vale la pena apreciar el hecho de que el cambio del estilo de vida afecta mucho a las ganas de tener sexo. Los ejercicios y el deporte, una dieta sana y rica en vitaminas, son los remedios naturales para aumentar la potencia. Y no se trata de la pérdida de peso, sino del cuidado de un cuerpo sano. La actividad física hace que nos sintamos mejor y tengamos más energía, también para tener sexo. El mejor aspecto es solo un efecto secundario. Una indicación: el cuerpo luego de 30-40 minutos después del entrenamiento, funciona mejor en cuanto al flujo sanguíneo. Por lo tanto, luego del cardio, algunos juegos íntimos como la dilatación, puede ser un buen complemento a los ejercicios. También se puede convencer a la otra persona, de que introduzcan juntos los cambios en el estilo de vida. 

Del mismo modo, pueden influir los tratamientos de belleza, una visita al sauna o un masaje.


RECUERDA QUE NO EXISTE UNA RECETA UNIVERSAL

Si a pesar de los esfuerzos, no puedes despertar tu deseo sexual de la hibernación, recuerda que no hay soluciones universales que funcionen para todo el mundo. Tal vez, la reducción de la libido en tu caso particular sea una situación temporal. Si no cambia nada, te aconsejamos que consultes con un especialista y, por ejemplo, hacerse los exámenes necesarios o consultar con un sexólogo. Ten en cuenta que no existe una cantidad ¨normal¨ y ¨sana¨. ¨Normal¨ y ¨sano¨ es lo que sea bueno para ti. El sexo tres veces a la semana es un resultado muy bueno, y tres veces al mes – ¡también lo es!